Las abejas que polinizan nuestras flores, son fundamentales para nuestros ecosistemas y además producen uno de los alimentos más completos. La miel de abejas es un producto del que el hombre se beneficia desde hace más de 10000 años, de hecho los egipcios ya comenzaron a practicar la apicultura para obtener la miel, y hoy en día es el dulce preferido de muchos Españoles. La miel tiene aproximadamente un 80 % de azucares naturales que proceden del néctar de las flores y un 18% de agua, el resto se compone de más de 180 sustancias beneficiosas que se han encontrado en su composición.
La miel aparte de ser un alimento que es fundamentalmente energético tiene algunas propiedades medicinales, las más ventajosas o principales son para la piel, ya que son nutrientes y beneficiosas para esta, por lo tanto tiene muchas ventajas para la gente que tiene la piel seca así como para las arrugas. Durante siglos se ha utilizado para curar las heridas.
La miel es además uno de los mejores aliados de nuestro aparato respiratorio, su consumo habitual nos previene de catarros. Además de darnos energía, beneficia nuestro sistema digestivo. La miel sirve también para el estreñimiento, estimula la actividad del hígado y tiene un importante efecto desintoxicante. Es un tónico del sistema nervioso central por lo que se puede usar para el insomnio, ansiedad y situaciones de estrés.
Principalmente la miel el mejor tomarla a primera hora, en el desayuno, aunque se puede tomar a cualquier hora, ya que es un alimento con un alto valor energético.
Desde tiempo inmemorial la miel forma parte de nuestra dieta mediterránea, hoy miles de platos se pueden aderezar con el fruto de las abejas. Este dulce alimento es un auténtico manjar para casi todas las bocas.
Su consumo es muy recomendable para deportistas, porque sus nutrientes son rápidamente aprovechados por el organismo. Y como un nutriente importante, también hace que los músculos que necesitan trabajar más le aportan abundante energía, tanto como necesitan aporte extra como los que funcionan mal.
Con un 30% menos de calorías, los expertos consideran que la miel es el mejor sustituto del azúcar, de hecho es muy utilizada por cantantes y actores para aclarar la voz. Sustituir la azúcar por la miel evita la perdida de calcio que provoca el consumo de azúcar. El azúcar solamente aporta azúcar mientras que la miel aporta otros nutrientes como vitaminas y una serie de sustancias beneficiosas para el organismo.


Considerada en Egipto como el néctar de los dioses, por los griegos como fórmula para la longevidad y por los árabes como remedio para todas las enfermedades, la miel es sin duda el mejor aliado en nuestra dieta para asegurarnos la mejor calidad de vida.